domingo, 16 de marzo de 2008

A menos de un año del triunfo de Sarkozy, los franceses, impacientes, lo hacen morder el polvo.

El candidato del PS B. Delanoë celebra su triunfo a la Alcaldía parisina.

Se cumplió el vaticinio. En la segunda vuelta electoral municipal de Francia ha quedado confirmado el mandato de los votantes: victoria socialista y castigo al UMP del Presidente Sarkozy.

Las principales ciudades de Francia, encabezadas por París, en donde el alcalde Bertrand Delanoë del PS ha sido reelecto por amplio margen, quedaron en manos de los candidatos de la izquierda la que con gran algarabía celebra esta noche su triunfo y la importante derrota propinada al gran perdedor de la jornada: Nicolás Sarkozy.

Además de París quedan bajo mando socialista muchas de las grandes ciudades tales como Amiens, Dijon, Grenoble, Lyon, Lille, Nantes, Toulouse, Estrasburgo, Montpellier, Rouen. De los lugares en donde la derecha resistió y mantuvo su liderazgo destacan Burdeos, Marsella, Le Havre y Niza, pero hoy el mapa político francés, indiscutiblemente, se ha entintado claramente de rojo.

La ex-candidata a la presidencia francesa, Segolene Royale, comentando el triunfo amplio de su partido en estas elecciuones municipales, ha subrayado la nueva responsabilidad de la izquierda frente al gobierno. Habrá que ver ahora el impacto que este triunfo tiene sobre el proceso de reconfiguración del Partido Socialista que está en pleno curso.