sábado, 17 de noviembre de 2007

Se mete Botero a la boca del lobo.

El pintor Fernando Botero, se mete a la boca del lobo...
Por Rodolfo Menéndez


El artista colombiano, nacido en Medellín en 1932, recién inaugura otra exposición de sus pinturas dedicadas a los atropellos y torturas cometidos por el ejército norteamericano en la prisión de Abu Grhaib, Irak, poco después de la invasión del 2003. Fernando Botero ha declarado a la prensa que realizó estas pinturas manteniendo el más puro estilo de su obra “para sacarse la rabia” ante la conducta inaceptable del gobierno de los Estados Unidos y para que el público con conciencia política las observe.
La obra que data del 2005 ya ha sido presentada con anterioridad en otras ciudades como Nueva York , París y Milán y la nueva exposición tal vez no sería noticia si no fuera por el hecho de que en esta ocasión Botero se mete virtualmente a la boca del lobo, exponiendo sus cuadros en Washington D.C., en las modernas instalaciones de la avenida Massachussets del Centro Katzen para las Artes de la American University, no muy lejos del Pentágono y de la Casa Blanca, centro neurálgico del imperio, desde donde fue fraguada la inicua guerra de invasión que el mundo ha testimoniado durante los últimos cuatro años con los patéticos resultados que todos conocemos y deploramos.
En el sitio Web del Museo Katzen se publican las declaraciones del artista con motivo de la inauguración de la exposición hace unos cuantos días. En ella se exhiben 79 cuadros referidos a los brutales desmanes perpetrados en la cárcel de guerra que se estableció en Abu Ghraib, también conocida como Unidad Correccional de Bagdad, en donde los prisioneros iraquíes fueron vejados, violados y aún muertos por los soldados norteamericanos encargados de la vigilancia del reclusorio. Este hecho criminal que fue investigado por un grupo especial del propio ejército durante 2004, ha sido reportado por el conocido Informe Taguba que sirvió de base para los juicios realizados por cortes marciales en contra de varios miembros del cuerpo armado estadounidense que hoy  purgan penas importantes después de haber sido declarados culpables de diversos delitos.
Fernando Botero que ha sido un artista de indiscutible talento y originalidad, reconocido por sus personajes de apariencia grotesca y con proporciones descomunales, también ha llamado la atención por su capacidad para generar polémica mediante su obra. Ya en el pasado reciente, con el objeto de azuzar a la opinión pública internacional, había propuesto el candente tema de la injusticia y de la ignominia, como sujeto principal de su obra pictórica, al representar a las víctimas de otra cruenta guerra, ésta conducida en su propio país, entre el gobierno y la guerrilla colombianos.
Ahora, con sus cuadros de tremenda fuerza expresiva, en muda crítica a los autores del crimen, que no son sólo los soldados norteamericanos hoy presos, sino también las instituciones promotoras de tales hechos –que no han sido jurídicamente culpabilizadas-, ante los propios ojos del criminal impune, para que no pueda esquivar la visión que se le presenta, Botero se coloca una vez más como testigo, relator, acusador y conciencia del mundo contemporáneo, que mira con horror hasta donde puede llegar la perversidad cometida por el César moderno. No debería ser estéril el atrevimiento del artista colombiano de pararse frente a la cueva del dragón para gritarle ¡Basta ya!
El Museo de Arte Contemporáneo (MARCO) de la Ciudad de Monterrey en México será el próximo anfitrión de esta muestra pictórica que a partir del mes de enero del año que viene se presenta ante el público regiomontano. Que los que puedan vayan.

5 comentarios:

la dama dijo...

La verdad es que sus cuadros sirven para hacer una reflexión sobre hechos cercanos a nosotros pero en los que no pensamos. Resulta espeluznante que en el siglo XXI ocurran este tipo de cosas porque ¿en qué se diferencian las cárceles de Abu Graih y los campos de concentración del holocausto nazi?.

A estas personas se les está privando de los derechos fundamentales y lo más terrorífico es que quien se los está quitando es un país en teoría "democrático y moderno".

Me parece un buen trabajo el de Botero.

Saludos
la dama de Shalott

Rafa dijo...

Buscando estas pinturas de Botero me hallé en este blog. Quería ver estas imágenes que expones y comentas, tras una referencia a las mismas que Isabel Allende hacía en TED, que hemos colgado en nuestro blog http://atriogentiles.blogspot.com/2010/05/ted.html

Con toda sinceridad te puedo decir que encuentro este espacio muy interesante y que pasaré a menudo por aquí.

MariluzGH dijo...

Botero rompiendo moldes como siempre. Es digna de admiración su valentía primero por la temática de sus pinturas y segundo por presentarla en el corazón mismo de los EEUUnidenses.
Igual valentía la tuya por difundirla al mundo, gracias por ello.

Un abrazo

Anónimo dijo...

te felicito por tu gran obra que inteligencia me gustaria que el mejor legado para colombia y el mundo un POPORO EN EL PALACIO DE NARIÑO SERIA LO MAS HERMOSO DE ESTE MUNDO A TU ESTILO TE FELICITO ATENTAMENTE BELSY CONTRERAS

Anónimo dijo...

Nunca dejarán de impresionarnos estas imágenes con indiscutible valor artístico pero con mayor valor testimonial !!!!!