martes, 19 de febrero de 2008

¡Se va Fidel!



¡Se va Fidel! ¿Que once millones de cubanos quieren que se vaya? No lo sé. Lo dudo. Él, asi lo está decidiendo y veo que lo hace con dignidad. Lo que es cierto, dígase lo que se diga, es que este hombre ha enfrentado al imperio durante medio siglo, con valor y gallardía. Y eso, para nosotros los pueblos sometidos, no tiene precio.
.
Post scriptum (A la luz del discurso de ascenso de Raúl, el hermano cómodo):
.
Dicho lo anterior, hay que reconocer también que como todo transcurrir humano donde hay luz hay también oscuridad. Y aunque los dogmáticos me llamen ingenuo, quiero decir que el lado oscuro de Fidel y su régimen, que tiende a prolongarse, es el de haber mandado demasiado y que en ese mando abusivo ahora parece querer derrotar a la muerte. Para salvarse Fidel y la revolución, en esta hora fatídica, se requiere repasar las lecciones de la historia y no olvidar que el tiempo es el único señor de la eternidad.

1 comentario:

Pedro May Molina, Tixcocob.. dijo...

Hasta la victoria. Siempre! Comadante.