domingo, 7 de junio de 2009

SÍ, VOTO NULO.



Dulce María Sauri convoca a la ciudadanía a anular su voto diciendo en la boleta: ASÍ NO. Expresándose así, la ex gobernadora de Yucatán, ex presidenta del PRI, entra con mucho valor y decisión a un ya numeroso grupo de mexicanos que están promoviendo la anulación del voto en las próximas elecciones intermedias que se celebraran el mes de julio.

Esta es la forma en que se propone a los electores protestar contra el mal gobierno, el pésimo desempeño de los partidos políticos y la postulación generalizada de candidatos mediocres y a modo, al cuerpo legislativo que habrá de renovarse próximamente. Un voto nulo no es un voto mudo; es un voto que expresa hartazgo y protesta -pacífica todavía- en contra de un sistema de componendas, corrupto e ineficaz para atender las urgencias de México.

Los candidatos postulados ahora, se argumenta, no serán capaces de alcanzar la transformación del orden político que demanda la sociedad mexicana y que hoy está caracterizado por el sometimiento evidente de los dirigentes de todos los partidos y de los propios partidos en su conjunto, a los poderes fácticos del país, a la oligarquía mexicana que sigue oprimiendo a la nación.

Vaya, ¡México está vivo!