domingo, 22 de julio de 2007

¡Ivonne! No olvides tu origen. Por José Luis Sierra


Aguas, Ivonne!! Nunca olvides tus orígenes…
Por José Luis Sierra V.
Al ver la fotografía del periódico, impresionado, se me vino a la memoria "Rosario de Filigrana", al célebre obra musical, de Fernando Mediz Bolio (1953). Y es que estaban todos los elementos de la trama regional: diputados y senadores federales en grupo, partidismos y colores aparte; en medio de ellos, la "electa", en calidad de huésped; todos reunidos en torno a la mesa "de los señores" de una hacienda de abolengo (San Antonio Cucul, ¡¡faltaba más!!). Y en calidad de anfitrión, don Emilio, así nada más, con el nombre de pila basta y sobra para reconocer al cortesano más hábil que haya actuado en la política nacional después de Rogerio de la Selva (nicaragüense, secretario particular del presidente Alemán), Donato Miranda Fonseca o de Humberto Romero Pérez (ambos, secretarios particulares del presidente López Mateos)

"Rosario de Filigrana", la obra que se estrenó en 1953, trata del drama de un líder henequenero, Joseíto Ek, quien se deja envolver por los placeres y los buenos tratos de una partida de hacendados, acabando rechazado por los suyos y por quienes lo "cultivaron" mientras les fue útil desde la posición que ocupaba.

La Gobernadora Electa debiera tener muy presente la historia de Joseíto Ek, debiera estar preparada para enfrentar y sobrellevar el halago interesado, las sutiles formas de "cultivo" que los acaudalados y los oportunistas han sabido utilizar por generaciones.

Ivonne Ortega no debe olvidarse, nunca, que su origen humilde le impone un compromiso vital: trabajar para servir a los suyos, que son la mayoría. Con el voto de ellos pudo romper el cerco de los "encastados". Con el voto de ellos pudo quebrar, interrumpir el proceso de restauración oligárquica que encarnaba Patricio Patrón y que mantenía un puñado de familias "decentes". Ivonne Ortega no debe de olvidar esto…

Ortega Pacheco no debe perder la cuenta: ganó con la mitad de los votos, sí, pero a los votos de rechazo, que fueron también mitad, hay que agregar la carga de discriminación, los resentimientos fermentados que el grupito de "encastados" han sabido trasmitir a círculos sociales más amplios, llegando incluso a clases medias urbanas, para no decir meridanas.

Con ese doble juego del sectarismo corrosivo y el trato envolvente, seductor, fue que acabaron con el gobernador Torres Mesías, a mitad de su mandato. Como acabaron con Alpuche Pinzón y con Manzanilla, una vez que los utilizaron impunemente. Loret de Mola los supo doblegar porque los reconocía de cuna y Luna Kan pudo echar mano a la dignidad de su origen indígena para mantenerlos distantes y, así, resistir, apenas resistir. A Cervera Pacheco lo odiaban, pero le temían y don Víctor supo conjugar concesiones con temores para tenerlos de su lado (la combinación de coerción y consenso que recomienda Max Weber). Así fue hasta que pudieron clavarle el puñal como final de su carrera … y de su vida.

Ivonne Ortega debe encontrar contrapesos, tenerlos en todo momento, ante cualquier situación. Debe compensar la inexperiencia de su juventud con su talento, con el "instinto político" que le permitió llegar a donde llegó. Un momento de debilidad puede serle tan costoso como el "opercut" que entra a la barbilla del boxeador: nock out.