miércoles, 9 de enero de 2008

Teoría del Naufragio


Pintura expresionista de Rolando Bracamontes

El 11 de enero de 2008 es el 104 aniversario del natalicio de Miguel Ángel Menéndez Reyes. Como homenaje, publico en esta bitácora su Teoría del Naufragio, Premiada con la Flor Natural de los Juegos Florales de Mazatlán en 1963.

TEORÍA DEL NAUFRAGIO
.
I
.
Náufrago en altamar, desnudo, solo,
sin carta de marear,
contra noche cerrada, viento loco,
navegar, navegar.
.
La sirena cantaba en el escollo
y navegué la ruta del cantar
sin ataduras ni remeros, solo,
igual que el primer hombre sobre el mar.
.
II
.
Al sesgo el alma contra viento amargo
corrí la curva ola del amor;
de tumbo en tumbo, corazón de barco,
y todo naufragó.
.
Anudado en letargos,
sin ademán, sin voz, sin salvación,
soy entre espumas el guión de algo
que vive todavía y que murió.
.
III
.
Sólo el aullido de los vientos lame
mi silencio feroz, en la frontera
del demonio y de dios
.
Muerde la noche y de la sombra sale
fantástico estertor, tal si dijera
lo que me queda de canción.
.
IV
.
Burlo a la tempestad y en sus orillas
me detengo a cantar, Sirena en tanto
se viste con las olas amarillas.
.
Cordial Apolo me propicia el canto,
mas irritado Poseidón me humilla
contra la mar, y lo transmuta en llanto.
.
V
.
He muerto tantas veces, que esta última
parece una aventura conocida:
es un ir, anudado con la duda
de no volver al punto de partida.
.
Viéndolo bien, nadie regresa ileso
de los sueños que sazonan la vida;
siempre hay algo que sangra en el regreso:
el beso estéril, la canción perdida. . .
.
VI
.
Si el alma -lo inmortal- es la semilla
que ha de volver a los divinos lares,
toma, Dios de los náufragos, la astilla
de luz con que floté sobre tus mares.
.
En tu homenaje arrojo por la quilla
de la barca a partir, en los lugares
amados de Carón, frágil arcilla
que Sirena burló con sus cantares.
.
Viví con dignidad, destino rudo

hilado por las Parcas... Muerto, nudo,

a la deidad dispensadora pido:
oro en flecha de Amor contra Sirena,
para que sufra como yo la pena
de amar en vano, de morir de olvido.
.
Copilco, febrero, 1963.
.

No hay comentarios: