lunes, 28 de enero de 2008

La ciudad compacta es más sostenible que la ciudad "verde", dispersa.


Mérida, ciudad dispersa y ¿verde?. Ciudad cara.

Don Manuel Castillo Rendón, arquitecto y urbanista, vecino de la Ciudad de Mérida, escribió el siguiente comentario sobre mi artículo anterior respecto a la densificación de las ciudades (ver abajo). Por considerar su opinión certera y autorizada, me tomo la libertad de publicar en esta primera página los puntos de vista de Don Manuel a fin de destacarlos y darles la visibilidad que merecen.
.
El caso de Mérida, la de Yucatán.
.
Por el Arquitecto Manuel Castillo Rendón.

Ya no como resultado de los aspectos físicos naturales, sino como una tendencia a mejorar las condiciones urbanas de los asentamientos humanos, se está impulsando cada vez más la densificación urbana tendiente a mejorar la calidad ambiental y económica de las ciudades. De hecho la tendencia de tener viviendas esparcidas rodeadas de áreas verdes, está pasando a la historia, pues resultó que no mejora el medio ambiente y sí encarece la infraestructura y los costos de mantenimiento. La tendencia actual es densificar el espacio para revertir los costos y mejorar los espacios abiertos que puedan elevar las condiciones ambientales. Sobre el tema, en la página editorial, y en los primeros cuatro artículos de la revista española Arquitectura Viva Nº 112, se hacen planteamientos, con ejemplos concretos, sobre "la ciudad compacta que resulta mas sostenible que la ciudad verde dispersa" (sic).En cuanto a los Programas de Desarrollo Urbano, antes Planes Maestros o Planes Reguladores, son instrumentos que permiten predecir qué puede pasar y cómo solucionarlo, es decir, planear, para decidir por anticipado qué se quiere hacer. El asunto aquí es preguntarse: ¿quién está interesado en concebir de manera general y con interés general el futuro de una ciudad? La verdad, los intereses particulares de los tres actores que "hacen ciudad", los ciudadanos, los inversionistas o promotores y las autoridades, les importa un bledo el interés común y solo velan por sus intereses particulares. Los primeros, no ven más allá de que una disposición urbana no los afecte a ellos directamente; los segundos, solo ven las ganancias que les puede reportar un proyecto, sin importar los efectos de su inversión; y los últimos - con mayor grado de responsabilidad ya que supuestamente deben "administrar los bienes comunes"- se convierten en cómplices de intereses individuales para no caer mal, asegurar futuros votos, o recibir gratificaciones de diversos generos, sin importar lo fundamental, su responsabilidad como autoridad pública. Esto nos lleva al último tema del artículo del Lic. Rodolfo Menénez, al hablar sobre la autoridad municipal. Desde hace siete administraciones, incluyendo la actual, nos gobiernan autoridades emanadas del PAN. ¿Es por ello que son malos? No, es la coincidencia y ésta reside en que les ha importado un bledo el operar los Programas Urbanos, incluidos los elaborados por ellos mismos, y quienes lo manejan, simplemente lo hacen a su antojo y con escaso criterio, lo que nos lleva a la inutilidad de dicho instrumento ordenador o como lo menciona D. Rodolfo, se le convierte en "un documento de alcance burocrático". Y yo agrego: que sirve para "negociar" qué se puede o no hacer y, a quién sí y a quién no. se le permite. Y el colmo, las declaraciones del primer regidor en el sentido de que el aumento del alza predial se debe al "crecimiento de la ciudad" . Esta absurda declaración apolítica, carente de razonamiento, nos indica que en la mente monetaria del citado funcionario (que no servidor o administrador público) parece que existe la palabra dinero, mas no la de servicio; la palabra crecimiento, mas no la de desarrollo. Definitivamente, nos falta mucha cultura urbana, mucha cultura ciudadana ¿Que es necesario pagar impuestos? Sí, es necesario, pero a cambio de ello espero vivir en una ciudad con adecuados servicios, con aceras y arroyos de calidad; con espacios verdes adecuados; con equipamiento accesibles; con infraestructura eficiente; en fin, una ciudad que pueda ser habitable, sustentable y competitiva. Mérida necesita un compromiso real de sus habitantes, un reordenamiento urbano profundo. Necesita "densificarse y redensificarse" para alcanzar un nivel de ciudad del siglo XXI. ¿Será posible que Mérida alcance esa categoría?

28 de enero de 2008 08:26 AM

1 comentario:

Ernesto Cohuo, Itzincab. dijo...

PAN y PRI son la misma cosa Sr Castillo. No nos hagamos tontos. De cualquier manera una vez que llegan al poder nada ´mas buscan satisfacer a sus socios y aliados y al interés del pueblo que se lo lleve pifas...